Como todo funciona al susto y al apuro en esta tierra, en la que se quiere tapar los huecos haciendo obras sin ningún tipo de planificación ni estudio previo, reflejo de lo dicho es que siguen los problemas de escasez de agua en el sector occidental de la ciudad, en donde a raíz del tema del Molinero colapsó todo el sistema de alcantarillado, dejando al descubierto el pésimo estado en el que se encuentra este sistema en la ciudad.
Desde la anterior administración se hablaba del nuevo plan de alcantarillado de Latacunga, en poco tiempo terminará esta administración y el tema sigue en veremos. Lo grave de todo esto, es que se realizan las obras sin previa planificación, ni cálculo de lo que puede ocurrir, de este modo simplemente se deja a gran parte de la población sin agua, sin que esto sea un impedimento para efectuar la obra, sin ningún tipo de consideración, se han vivido escenas de gente bañándose o lavando la ropa en un hidrante, algo impensable en una ciudad supuestamente moderna y con elementos para evitar esta arbitrariedad.
Definitivamente el desgobierno en el que vivimos es alarmante, con un Concejo que no sirve para absolutamente nada, un Concejo que es el llamado a velar por la integridad de la ciudad; pero al contrario, aquí se convierte en cómplice y encubridor de la inoperancia, de la falta de trabajo, de la falta de planificación, de la falta de todo, que es la característica principal que ha rodeado al entorno de esta cuestionada administración, que lo único que esperan los latacungueños, es que se acabe pronto.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 7 =