Nadie sabe hasta dónde puede llegar la descomposición de Venezuela, un país en el que la crisis ha superado toda expectativa; de ser uno de los países más ricos del mundo, hoy en día está lleno de pobreza, insalubridad, escasez de alimentos, apagones, falta de medicinas y todos los males, situación crítica que le convierten en una de las naciones más pobres del planeta.

Muchos culpan de esta crisis a la comodidad en la que ha vivido la sociedad venezolana, la que por muchos años permaneció cómodamente apadrinada por la bonanza petrolera, sin apuntarle al desarrollo de otros sectores, entre otros factores que hoy no comentaremos.

Esto debe ser un ejemplo para nosotros, un ejemplo que nos ayude a invertir más recursos a sectores como el agrícola, que es un verdadero potencial en  nuestro país, lamentablemente olvidado por los gobiernos de turnos. Ninguna industria puede generar más plazas de empleo que el agro, hacia allá es a donde debemos apuntar para salir de la crisis en la que nos encontramos, no podemos llegar a topar fondo como Venezuela, tenemos muchos recursos que si los explotamos de manera correcta, no tendríamos que depender del famoso oro negro, que nos ha llevado a descuidar lo verdaderamente valioso que tenemos en este país, rico en recursos, pero pobre en gobernantes. (O)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =