El aguacero del pasado sábado, deja en evidencia la vulnerabilidad que todavía tiene muchos barrios de esta ciudad, a pesar de que distintos burgomaestres, han señalado que el tema de control a los aluviones ya está prácticamente superado, pues solo basto un fuerte aguacero, para demostrar que esto no es así, nuevamente el barrio San Carlos quedo sepultado de tierra y lodo, se necesitó mucha maquinaria pesada para limpiar los destrozos que dejo este episodio. 

Supuestamente, según los expertos, con el tema del calentamiento global, habrá muchas precipitaciones de esta naturaleza y aún más fuertes, en esta ocasión se pudo observar por primera vez, que vehículos eran arrastrados por la gran correntada, algo que no se había visto, esta es una medida de los que nos espera y para lo que debemos estar preparados.    (O)