Aún persisten los problemas ocasionados por la paralización de octubre, son muchos sectores los que hasta la fecha no han podido levantar cabeza, siguen las quejas de muchas industrias especialmente los avicultores que perdieron sus gallinas y no han podido recuperarlas.
El gobierno ofreció soluciones, como préstamos inmediatos; pero el rato de los ratos, esta medida ha sido muy leve, son cantidades muy bajas las que se ofrecen, sin que las mismas puedan dar solución alguna para cubrir las enormes pérdidas que se han dado.
Si el gobierno está en completa imposibilidad para atender y ayudar a recuperar a los diferentes sectores, por lo menos debería tratar de estimular y abaratar el costo de los productos que necesitan estas empresas, como por ejemplo el maíz; si le quitan impuestos y esa absurda especulación causada por el mismo Gobierno, esta industria se recuperaría, progresivamente; pero eso de quedarse mirando impávido, en circunstancias en las que asfixia la falta de empleo, es algo inadmisible y que refleja claramente la falta de gestión y soluciones por parte del gobierno central.(O)