La marcada negativa que ha dado la Asamblea al presidente Lasso, al vetar casi todas las modificaciones de la Ley del Uso Progresivo de la Fuerza, es un claro rechazo y una muestra de que, se hará hasta lo imposible por coartar la gobernabilidad en este gobierno. 

Por otro lado, los problemas en el campo de la salud siguen apareciendo por doquier y ni hablar del tema de seguridad, nos encontramos atados, prácticamente en indefensión, los asesinatos y la delincuencia en general no paran de crecer, un tema complicado que está dejando en controversia el nombre del Presidente. 

Temas neurálgicos para el país como el de la necesidad de una nueva ley laboral, no han podido ser plasmados, la falta de estructura y manejo político, están dejando al gobierno de lado, claramente ciertos poderes políticos pasan por encima de la gobernabilidad del país, dejando por detrás las buenas o malas intenciones del gobierno.

Si esta administración, no se para duro y promueve una consulta, en la que se pueda impulsar a varios proyectos, es seguro que los días de este gobierno se encuentran contados. De una vez por todas debe pararse duro e impulsar cambios profundos, porque seguir jugando al gato y al ratón con la Asamblea Nacional, resulta una tarea simplemente imposible.