No deja de sorprender, cada día los medios de comunicación dan cuenta de la incautación de toneladas de droga a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. 

En un abrir y cerrar de ojos Ecuador se convirtió en un centro de comercio de sustancias estupefacientes, hecho que cambió la realidad nacional, la inusitada violencia desatada en las calles y en las cárceles del país son una clara demostración de lo que está pasando y parecería que al paso que vamos, difícil será que haya un retorno si no se encara la situación con valor y profesionalismo.

Se registra un récord histórico en la incautación de drogas, si para estas fechas en el 2016 se decomisaron 110,3 toneladas de droga, en el 2020 110.9 toneladas y en lo que va del 2021 la Policía Nacional ha incautado 159,9 toneladas de droga y las cifras van en aumento pues el tráfico de estupefacientes está descontrolado.

Más de un especialista confirma el presentimiento de todo el pueblo ecuatoriano, las mafias del narcotráfico se encuentran en todos los estamentos y con su brutal poder económico y prácticas de violencia buscan consolidarse a como dé lugar y desestabilizar la democracia.