A mediados del siglo diecinueve, o sea hace un poco menos de doscientos años, en el hemisferio occidental empiezan a sucederse cambios económicos, sociales y políticos interesantes. La sociedad se dio cuenta de la importancia de los medios de producción y del discrimen y explotación que venían sufriendo algunas facciones sociales, principalmente las mujeres y los trabajadores fabriles.

La comprensión social de estas diferencias se extiende en el siglo veinte a los afrodescendientes, los indígenas, los homosexuales y otras minorías. Que la sociedad comprenda el maltrato que históricamente se ha dado a minorías que no representan riesgo ninguno, y que se proponga a cambiar su situación en aras de ganar igualdad formal y material, es algo muy bueno.

En el presente siglo veintiuno, las cosas se han extremado al punto de volverse lesivas a la sociedad general. Así, el feminismo de la igualdad se está convirtiendo en un hembrismo de la ventaja. El respeto por la orientación sexual diferente se está convirtiendo en una exigencia de tolerancia hacia exhibiciones que la sociedad aún considera impropias. El indigenismo de la igualdad también se está convirtiendo en un revanchismo violento, ventajoso y terrorista. Y así, los que antes hablaban de igualdad, hoy solo quieren encontrar ventajas por sobre el colectivo general.

Estudio aparte merece el caso de los trabajadores. Sus motivaciones empezaron por lo obvio: un sueldo digno, vacaciones, trato justo, horas de trabajo compatibles con la biología humana, etc. Nadie se atreverá a decir que estas pretensiones son incorrectas.

Pero ¿qué reclaman hoy, los que se dicen representantes de los trabajadores? Pues reclaman cualquier cosa. Desde modificaciones tributarias, control del precio de los insumos y los combustibles, cambio de ministros, elevaciones antitécnicas del salario básico, que se vaya el gobierno de turno…

Hoy por hoy, los sindicatos en general no son mas que otras agrupaciones mafiosas orientadas al mantenimiento de las ventajas de unos pocos y que nada tienen que ver con los intereses del cuerpo de trabajadores del país. Como en casi todas estas organizaciones ilegítimas, sus representantes son los mismos, rara vez demuestran resultados objetivos, generan temor en sus propias bases y, en muchos de los casos, ni siquiera trabajan: viven del sindicalismo. Son un problema, no una solución.

Quienes dicen representar a los trabajadores, casi siempre ejercen esa representación desde hace muchos años, con poca o ninguna renovación de sus directivas. Algunos mantienen conflictos internos severos que se solucionan (o no) casi siempre bajo circunstancias oscuras. Además no se conoce de propuestas objetivas y operativamente factibles que provengan de los gremios y que mejoren la situación empresarial del país. Recordemos el nexo obligatorio: más empresa = más trabajadores.

Como siempre, de parte de estos populistas, se propone el discurso de la lucha. Viven “en la lucha”. Ya casi nadie se acuerda por qué dicen que luchan, pero todos tenemos claro que no son guerreros del pueblo, sino un puñado de ociosos buscapleitos que siempre pescan a río revuelto.

Hubo otros tiempos, donde las asociaciones de trabajadores buscaban el reconocimiento y desarrollo de derechos. Hay otros lugares, donde los sindicatos trabajan de la mano con los empresarios, para mejorar la producción y beneficiarse de un porcentaje de las utilidades. Hay gente, gente inteligente, que ha entendido que asociarse sirve solamente si se obtienen beneficios globales.

Obvio, en nuestro país, no pasa eso. Porque no hemos dado liderazgo los inteligentes ni a los buenos. Hemos colocado en la silla de decidir a los mafiosos, a los oscuros, a los complotistas, a los envidiosos, a los tontos vivos.

Regresará el momento en que los sindicatos nos representen, y dejen de usarnos para su solo beneficio. (O)