Zoila Armas se ubica en una de las esquinas de la plaza de San Sebastián para elaborar y comercializar sus cuerdas. FOTO M.S. LA GACETA

Desde hace 50 años aproximadamente Zoila Piedad Armas, de 75 años, se dedica a la elaboración de sogas, inició con las de cabuya (penco o agave), pero con el paso del tiempo se ha ido perdiendo esta materia prima y las reemplazó por las de plástico para así poder sustentarse económicamente. 

Aprendió la técnica por su madre, quien compraba la cabuya en Patoa de Vacas para poder elaborar la soga, ahora al no tener esta herramienta decidió hacer las de plástico, según sus clientes la cabuya tiene una durabilidad muy escasa mientras que la de plástico es más resistente y comúnmente es utilizada para atar a los animales, su elaboración es difícil y al día hace entre cinco a seis y en cada una se demora cerca de media hora, cuyo precio es de 0,50 centavos.

No obstante, la cabuya se emplea para la fabricación  de las shigras (objeto muy usado por las mujeres indígenas de la Sierra; como bolso personal, para llevar el ‘cucayo’, recoger capulí y conservar las semillas de maíz, fréjol y otros), explicó que la compra a 0,30 centavos y las vende a 0,40 y 0,50 centavos“ en algunas ganó 0,20 centavos y 0,10”.

Doña Zoila tiene su puesto en Salcedo, pero también en San Sebastián, sale a las ferias especialmente los martes y sábados, generalmente por la mañana y así poder comercializar su producto a quienes asistan a este lugar de expendio.

Por ser de la tercera edad no paga el espacio, algo que consideró bueno, ya que antes tenía que obtener el permiso en la Comisaría Municipal para poder vender libremente.  

Según la historia el empleo de las cuerdas para la caza, el empuje, el estirado, atado, la suspensión y ascensión a cimas de montañas data desde la prehistoria y siempre ha sido esencial en las actividades humanas básicas, así como en el progreso de la humanidad.

La cuerda torcida, o también denominada impropiamente cuerda enrollada, es, desde el punto de vista histórico, la forma más común de cuerda, al menos en la cultura de occidente. La mayoría de las cuerdas torcidas consisten en tres fibras que se tuercen para aumentar la fortaleza y resistencia de la cuerda; existen versiones con mayor cantidad de fibras torcidas.

Mientras que las cuerdas trenzadas son generalmente de fibras sintéticas como el nylon, poliéster, el polipropileno. Se elige el nylon debido a sus características de fortaleza y tenacidad, además de poseer una buena resistencia a las inclemencias del tiempo, así como a la radiación ultravioleta.  El poliéster es cerca de un 90% más fuerte en estiramiento que en carga, es mucho más resistente a la abrasión y posee una mayor resistencia a los rayos UV, sufriendo cambios pequeños en longitud cuando se humedece. Por regla general se prefiere el polipropileno a causa de su bajo costlo y baja densidad (puede flotar en el agua). (I)