EL PASAPORTE
Francisco y yo regresábamos de la playa en el auto que nos había prestado mi papá. Después de enfrentar por horas, la sinuosa y en pésimo estado vía Santo Domingo – Aloag. Con gran alivio, finalmente habíamos llegado a la Panamericana. Justo después del peaje de Machachi, nos detuvo un policía para un control de rutina. Ante esto, Francisco le entregó los documentos del auto y su cedula de identidad chilena. Como era de esperarse, el policía se dio cuenta que era extranjero y sucedió lo siguiente:

  • ¿chileno? Su pasaporte por favor – Solicitó el policía con autoridad
  • No cuento con mi pasaporte, solo tengo la cédula.
  • ¿Cómo no puede tener su pasaporte? ¿Cómo ingresó entonces a nuestro país? – Dijo el policía cambiando de tono.
  • Usé mi cédula. Para entrar a Ecuador basta ese documento, sin la necesidad del pasaporte, es por un acuerdo internacional.
  • Deber tener su pasaporte, al momento que ingresó a Ecuador debieron pedirle este documento o sino le debieron haber entregado algún documento. Necesito saber la fecha de ingreso a nuestro país y cuánto tiempo se queda – Enfatizó el policía.
  • Insisto, solo lo hice con la cédula y no me entregaron ningún papel, solo me ingresaron al sistema. Si gusta le muestro los pasajes para que corrobore las fechas. Estaremos aquí por vacaciones durante un mes – contestó Francisco exasperándose mientras el policía seguía pidiendo el pasaporte o algún documento estampado.
    En este punto, donde la conversación se intensificaba, decidí intervenir.
  • Yo soy ecuatoriana y estamos casados. Las veces que he viajado a Chile, tampoco he tenido la necesidad de mostrar mi pasaporte, he podido ingresar al país solo mostrando mi cédula. Sucede lo mismo para los chilenos que ingresan a Ecuador.
    Ante esto, el policía de mala gana nos devolvió los documentos y nos dejó continuar con nuestro trayecto hasta Latacunga. Para esto, cabe mencionar que según las pagina oficial de Chile Atiende: “El pasaporte es el documento oficial para viajar, ya que contiene toda la actividad oficial (incluidas las visas) y sirve como identificación de un chileno o chilena en el extranjero. Para viajar a Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia solo es necesaria la cédula de identidad vigente y en buen estado. Por otro lado, según la página del Ministerio de Gobierno de Ecuador, indica que: La Tarjeta Andina Migratoria es un documento que Ecuador genera de forma electrónica en las Unidades de Control Migratorio como comprobante del arribo o salida al país, en el mismo se registran los datos personales del usuario nacional o extranjero. Ya no se emite algún documento físico.
    LA REVISIÓN VEHICULAR
    En las redes sociales se hizo viral un video donde un agente de control metropolitano exigía a un conductor procedente de Salcedo, la revisión técnica de Quito. La situación continuó de la siguiente manera.
  • Aquí tiene todos mis documentos, mi licencia, la matricula y la revisión vehicular. Yo no sé por qué me hace problema. – Decía el conductor, mostrando todos los documentos.
  • Para circular aquí, usted debe sacar la revisión técnica vehicular en Quito. Esta revisión, es procedente de otro cantón, no es válida aquí en Quito. En Salcedo no realizan la revisión de los gases, la alineación, los frenos, de forma minuciosa como acá. – indicaba el agente molesto, porque lo estaban grabando.
    Cabe mencionar que, según el artículo 134 de la nueva Ley de Tránsito, publicado en agosto del 2021: “La revisión técnica vehicular realizada en cualquier parte del territorio nacional será suficiente para transitar libremente en el territorio ecuatoriano”. Sin embargo, según el agente, todos los vehículos procedentes de otras ciudades del país que ingresen a la capital, deben sacar la revisión vehicular de Quito.
    CONCLUSIÓN
    Estas dos historias nos llevan a una preocupante interrogante: ¿Son o se hacen? Si los funcionarios actúan por desconocimiento, significa que, no se encuentran en constante formación ni mucho menos conocen de los cambios en las leyes y normativas. Por otro lado, si éstos exigen documentos innecesarios, hay el riesgo que quizá lo hacen con otro propósito: un dinerito extra a costilla de algún incauto nunca cae mal. Algo que es igual de preocupante y significa que la corrupción se expande como un cáncer a todas las instituciones.
    Lo cierto es que, ante cualquiera de los dos escenarios, es responsabilidad directa de las instituciones a cargo tanto en la selección y formación de sus funcionarios. Hoy más que nunca es necesario que como ciudadanos (nacionales o incluso extranjeros) nos informemos y estemos al día de los cambios de la ley. Solo así no nos sorprenderán aquellos funcionarios que desconocen o se hacen los que no saben. (O)