Por la guerra de Ucrania y Rusia, el subsidio al diésel común ha subido de USD 0.66 a USD 1.66. El diésel premium pasó de USD 0.78 a USD 1.78.
Para este 2022 estaba presupuestado un subsidio de aproximadamente USD 1900 millones, pero este año podría terminar en el doble, es decir cerca de USD 4000 millones, por lo que el sobreprecio que ha experimentado en petróleo, servirá para cancelar el alto costo de los subsidios, que registran niveles o valores nunca antes vistos.
Sin duda que este tema de la guerra en Europa está causando un desequilibrio total, se pensó al principio que este conflicto sería muy favorable para los exportadores de crudo, pero no se contaba con que los subsidios serían tan costosos.
Ahora qué dirá aquel famoso economista de los tractorcitos, que no quería que la gasolina suba un dólar, aquel personaje que todo quiere arreglarlo con paros, sin tomar en cuenta que los estos subsidios sólo ayudan a los que tiene autos y no a las clases más desfavorecidas del país.
Hoy todos los recursos que se podrían estar invirtiéndose en beneficio de los más pobres, se tendrán que utilizar para seguir manteniendo los carísimos subsidios de los trabajadores de la transportación, que tienen uno, dos y hasta más vehículos pesados, que les permiten vivir de la media para arriba. (O)