La internacionalización del precio de los combustibles por parte del gobierno anterior, es acertada, porque este país quebrado, ya no podía seguir con más paternalismos, es indiscutible que en los últimos meses la subida de los combustibles ha sido considerable, pero ya es hora de que todos nos pongamos la mano en el corazón y reconozcamos que  ese nivel de subvención era insostenible, hasta para ir a la tienda se quiere utilizare el carro, aquí nadie usa transportes alternativos, que cuidan la salud y el medio ambiente. 

Todos los países que se ha dedicado a los paternalismos y los subsidios, para comprar la conciencia del pueblo, no viven una situación real y a la corta o la larga, terminan completamente quebrados, en la actualidad producir gasolina y diésel para el Ecuador, resulta un ojo de la cara.  

Sin duda que los señores del sector de la transportación, son los que mejor situación tiene en el país, muchos de ellos tienen dos, tres y hasta 10 o más unidades, algo que solamente se logra cuando un negocio es completamente rentable.  

Estos subsidios no son para los más pobres, a ellos la subida del combustible no les afecta para nada, recordemos que este país lleva más de media década con deflación, los productos en lugar de subir han ido bajando, así que hablar de que esto podría causar inflación, es hablar de algo completamente irreal, esto no ocurre en un país dolarizado, en el que los precios y la circulación de la moneda , son completamente reales, aquí no tenemos la maquinita de hacer billetes, para inflar superficialmente la moneda local, aquí vivimos en un país en el que nuestro contexto es completamente palpable y claro, esto lo debemos al gran dólar, que no ha permitido a gobiernos corruptos hacer caer más abajo a la Nación.(O)