De acuerdo a las estadísticas, el 70% de los agricultores de esta provincia son de la tercera edad; es decir en 5 ó 10 años ya no habrá quien tome la posta de estas personas y la productividad de nuestra provincia se verá en graves aprietos.
Es urgente que los diferentes organismos del estado comiencen a establecer planes de incentivo para que la gente regrese a trabajar en el campo, no puede ser posible que en corto plazo esta provincia se quede prácticamente convertida en desierto.
Mientras tanto es irónico ver como en las grandes ciudades las personas se mueren de hambre porque no consiguen trabajo y se dedican a mendigar en las calles y aquí nos damos el lujo de dejar abandonadas nuestras tierras, de esto no culpamos a nadie, solamente a las autoridades que no ponen un fin a todos aquellos intermediarios que son quienes se llevan la ganancia del sacrificio de la pobre gente que se parte la espalda para vivir en miseria; mientras tanto, el gobierno no es capaz de hacer centros de acopio en los que se pueda negociar y asegurar directamente la cosecha de los pobres agricultores que, como lo vemos, en un cortísimo plazo habrán desaparecido para siempre.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 6 =