Con ese término se ha calificado a la situación del IESS de Latacunga. Y es que ya lo dijo el Vicepresidente de la República cuando visitó esta casa de salud en julio, el hospital debería cerrar para ser repotenciado.

La situación continúa siendo crítica, la falta de insumos y especialistas es evidente, por ello se espera que haya cambios administrativos, técnicos y médicos y éste debe ser uno de los objetivos principales de las autoridades.

Pero la crisis no solo se evidencia a nivel del sistema de salud, hay una evidente crisis en la administración de la ciudad que no ha podido consolidar proyectos que se reflejen en un mejoramiento de la forma de vida de los latacungueños, el mal estado de la urbe es evidente y esto se complica con los altos índices de inseguridad que se registran.

Y los latacungueños seguimos esperando un milagro.