Las filtraciones de Wikileaks de varios miles
de documentos confidenciales, provenientes,
de las comunicaciones entre embajadas de
Estados Unidos con organismos relacionados
a éstas, como el Departamento de Estado,
fueron la causa de la implacable acción del
gobierno norteamericano contra el fundador
de Wikileaks, Julian Assange, localmente
famoso por haber sido acogido en la
Embajada del Ecuador en Londres como
asilado político, asumiendo el gobierno de la
época, el manto nada menos que de la
libertad de expresión, suprimida por él en el
país, a través de una ley para amordazar la
prensa, intimidar periodistas y silenciar, por
el temor, a quien disintiera con el régimen,
para, en medio del silencio, imponer un
repulsivo Estado de Propaganda, una feliz
definición.

La larguísima permanencia de Assange en la

Embajada ecuatoriana, originó varios
incidentes diplomáticos, y el menosprecio del
asilado por el país que lo acogía. El poco
ortodoxo, y muy mal recibido por el gobierno
británico, intento por traerlo al Ecuador, como nacionalizado, saltándose reglamentos y leyes paraconseguirlo, forjando incluso documentos públicos para pasar gato por liebre a una de lasdiplomacias más antiguas y profesionales del mundo.

El Sr. Assange se volvió una piedra en el
zapato para el gobierno ecuatoriano, hasta
que pudo, por violaciones de sus limitaciones
como refugiado, entregarlo a las autoridades
británicas que tenían cuentas pendientes con
él, concluyendo así la implicación del Estado

ecuatoriano en este culebrón. 

Los archivos de Wikileaks, quedaron abiertos

y aún son fuente de sabrosas anécdotas e
informaciones, curiosas y hasta hilarantes. El periódico El Confidencial se hace eco, este 11 de julio, de un cable diplomático filtrado,
del Embajador de Estados Unidos en
Managua, de abril de 2009, citando una
conversación con la Jefa de la Policía
Nacional, donde la funcionaria relata al
Embajador su temor por la salud mental del
presidente Ortega, y el consiguiente riesgo
para el país, pues estaba obsesionado con
que unas “monjitas muy mayores”
conspiraban, a través de sus oraciones, para
que lo asesinaran.

Inevitable resulta evocar a García Márquez y
a Macondo, o a la Bahía de Jorge Amado,
pasando más allá, del realismo al surrealismo
mágico, hacia un mundo de espíritus
imaginarios, no por ello menos terroríficos
seguramente. La tersura del informe
diplomático no ahonda en los posibles
agentes que atentarían contra Ortega, pues la
autoridad policial no se extendió en detalles.
Queda librada a la imaginación de cada quien
el cómo se produciría el atentado. Tal vez un
proyectil cósmico, un meteorito ad hoc que
impactara al líder sandinista, quizás un rayo,
de Zeus o de Yaluk, el Dios del rayo en la
mitología maya, menos aparatosos que
algún ángel de espada flamígera, mimetizado
en el poblado entorno de superhéroes que

nos invaden. 

Lo jocoso que este relato pueda parecer, se

detiene ante una realidad insoslayable y
terrenal. Este señor, con todos sus delirios y
terrores, gobierna un país en pleno siglo XXI.
Ha logrado tal poder, que sus decisiones no
son cuestionadas o resistidas, sin importar
cuán ridículas o criminales sean. Que el
poder corrompe a quien lo ejerce, y si es
absoluto, lo corrompe absolutamente, es una constante lección que la historia nos da, de la cual senos hace difícil aprender. A los hombres buenos, el poder los daña. A los malos, los vuelve monstruos. Los Calígulas, los Nerones, los Hitlers, Maos o Stalins, los Osamas o los Herodes, están delantede nuestros ojos, para probar hasta dónde podemos caer por el barranco de la deshumanización.

Que esto pase en la tierra de Rubén Dario, a
la princesa triste que quiere ser golondrina,
que quiere ser mariposa, donde se “cumplen
ya las profecías del viejo monje Malaquías y
en la Iglesia el diablo se esconde”, según nos
relata el poeta en Agencia, es una tragedia de
antiguo cuño, una obligada reflexión sobre el
eterno retorno, destino al parecer inevitable
para este mundo nuestro, de los hombres de
maíz, de las magias propias e importadas,
desde la Pachamama y Quetzalcóatl, al

crucificado y al candomblé.

A éste mundo nuestro que marcha sin
caminar, clavado en su propio terreno,
recreando cíclicamente a los monstruos de
nuestro inconsciente colectivo, para que nos
gobiernen y nos sometan a esos terrores
atávicos que se niegan a abandonarnos.

Largo tiempo le tomó a Ortega reunir el valor
para exorcizar sus fantasmas y alejarlos de

su presencia.

La expulsión de Nicaragua de las peligrosas
Misioneras de la Caridad, organización
subversiva fundada por la Madre Teresa de
Calcuta, de inspiración imperialista y
monárquica, por lo del Reino de los Cielos
obviamente, debe interpretarse a la luz de las
necesidades sicológicas del dictador, que
dispuso que éstas imperialistas abandonaran
el país caminando hasta la frontera con Costa
Rica para que no pudieran rezar en el bus.
Así acoge Ortega el reciente mensaje
pontificio por la liberación americana de los
“imperialismos explotadores”, actuando con
decisión contra ese Reino celestial, enemigo
suyo por las oraciones asesinas de “unas
monjitas muy mayores”. Que nos venga tu
reino Gabo, que el Coronel tenga quien le
escriba y no pase cien años de soledad. Que
así sea.