Norma Orbea, profesional de la salud. FOTO G.T. LA GACETA

En Ecuador, cuatro de cada diez mujeres sufren de cáncer de mama. A raíz de esta cifra, en Cotopaxi se lleva a cabo el proyecto de contar con un laboratorio especializado en ejecutar exámenes de mamografía, “Láser Mama”, convirtiéndose en el primero en el centro del país.

Según Norma Orbea, profesional de la salud, explicó que en la actualidad el cáncer de mama se presenta en mujeres jóvenes. Antes se conocía que sólo las mujeres de cuarenta años debían practicarse un examen de mamografía, pero hoy en día, esta enfermedad también afecta a temprana edad.

La finalidad de la clínica, es prevenir el cáncer de seno, por lo que realizan exámenes preventivos, para detectar cualquier anomalía por más pequeña que sea, ya que al ejecutar ese tipo de exámenes, puede salvar la vida.

Paulina es una mujer de 44 años, a quien hace seis años le detectaron cáncer de seno. Su vida la debe a las quimioterapias que se realiza cada tres meses. Explicó que cada quimioterapia tiene un valor de 1500 dólares, lo que ha afectado su economía que es bastante baja y en la actualidad no cuenta con un trabajo fijo.

Su entusiasmo y ganas de vivir la llevaron a emprender un negocio propio y ahora cuenta con una pastelería, por lo que da el mensaje a las mujeres, para que se topen su cuerpo todos los días, los que los puede salvar la vida.

Las mujeres pueden examinarse más fácilmente todo el tejido mamario si están acostadas, para lo cual, deben colocar la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la mano izquierda, presionar suave pero con firmeza, haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.

Luego, estando sentada o de pie, palpe la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona, presione suavemente los pezones, verificando si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda. Luego, párese frente a un espejo con los brazos a los lados, mire las mamas directamente y busque si hay cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja. Observe la forma y el contorno de cada mama.   Revise para ver si el pezón está hundido. En el caso de encontrar novedades, debe reportarlo a su médico. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − cinco =