Es increíble pensar que, si ya se gastaron tantos recursos en arreglar la calle Quijano y Ordóñez sector de las chugchucaras, por lo menos las aceras deberían tener el suficiente espacio para que pase una persona con silla de ruedas, es increíble que se haga semejante trabajo para no mejorar en nada.
Insistimos, se le debería dar mayor espacio al peatón que es lo que se busca en la actualidad, sin tomar en cuenta que en todos estos trabajos, incluidos los de la avenida Atahualpa, tampoco se ha ejecutado el plan de soterramiento de cables, que entendemos que ya está listo en la Municipalidad, es decir todo se ejecuta al susto y al apuro de una manera desordenada, nos imaginamos que únicamente para librarse de las críticas ciudadanas, que podrían afectar las aspiraciones políticas.
Estos trabajos tranquilamente se los pudo haber realizado de manera planificada, a lo largo de todos los años que ha durado esta administración; sin embargo, como todo lo que se hace al apura sale mal, aquí se puede observar que no se logró mejorar, teniendo la gran oportunidad de hacerlo, nuevamente seguimos con las veredas estrechas, una manera egoísta de no pensar en los minusválidos, los que sin duda en esta ciudad no tienen derecho a mejorar su condición de vida, porque las autoridades egoístamente no piensan en este segmento de la sociedad a pesar de que en la actualidad las normas lo exige.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =