Hay muchas horas del día, en las que nuestra ciudad colapsa, el tráfico se incrementa de una manera exagerada, dejando prácticamente taponados a varios sectores de la ciudad, ojo, todo esto está ocurriendo, sin que las instituciones educativas estén funcionado, la pregunta que todos nos hacemos es, que va a ocurrir cuando las mismas retornen nuevamente a clases, tomando en cuenta que el tránsito vehicular indiscutiblemente ha experimentado un aumento vertiginoso, sin que hayan existido cambios en la planificación vial del ciudad.  

Sin duda que Latacunga necesita de urgencia una reingeniería vial, esto como primer paso de lo que debemos hacer, luego es imprescindible la descentralización de la urbe, todas las instituciones, especialmente educativas, que se encuentran en el centro de la ciudad, deberían tener un plazo de funcionamiento, el que tendría que ir decreciendo en número de alumnos, hasta que tengan un nuevo espacio lejos del centro de la Latacunga, para funcionar.  

Algo similar debería ocurrir con las instituciones privadas que tienen mucha clientela, a las mismas se les debería exigir la apertura de agencias, en diferentes puntos de la urbe, hacia donde se proyecte la ciudad.  

No podemos seguir metidos en medio de una cuyera, unos encima de otros, todo caotizado y amontonado, por esa tremenda falta de planificación que ha sufrido la ciudad, en manos de gente que claramente no ha estado preparada para dirigir esta urbe, en la que la planificación que se ha hecho, máximo está proyectada para cinco años y nada más, algo que continuamente está cobrando una factura muy costosa, por esa tremenda falta de visión a el futuro, que mantiene a Latacunga en completo retraso.