Las noticias del CPL-Cotopaxi no dejan de sorprender, y es que no solo se trata de amotinamientos, inseguridad, pugna entre mafias. Ahora sabemos que desde hace siete años no se realizó la limpieza de los corredores técnico del centro, algo difícil de comprender  pues se evidencia el desgobierno y el quemeimportismo con el que se ha manejado el lugar.
Cómo entender que desde hace siete años no se haya limpiado el lugar, la acumulación de basura llegaba a dos metros, los desechos servían de escondite adecuado para armas, drogas, habitad perfecto para alimañas y plagas.
Cómo es posible que no se haya podido implementar una forma para limpiar el lugar, durante siete años, más de cinco mil internos y sus cuidadores, seres humanos todos, han vivido en la miseria más absoluta, a la tortura por la pérdida de libertad se ha sumado la miseria de vivir y trabajar entre basura putrefacta, algo realmente dramático e inhumano desde todo punto de vista.
El evidente liderazgo del SNAI, da cierta esperanza sobre el cambio que debe darse  en el sistema. Se concretan pasos importantes, comenzando por devolver la dignidad a miles de personas.