Momentos en que controlaban el fuego de camioneta en llamas. FOTO H.B. LA GACETA

Una camioneta estuvo a punto de convertirse en cenizas y contagiar sus llamas a locales comerciales, vehículos estacionados y personas que transitaban hasta con niños por el lugar.

Una camioneta que se estaba incendiando en pleno centro de la ciudad causó pánico en los transeúntes que tuvieron que solicitar la presencia del Cuerpo de Bomberos que llegó en 5 minutos debido al intenso tráfico y que no podían ni hacerse a un lado por lo estrecho de las calles de la ciudad.

El hecho ocurrió en la calle Guayaquil entre Belisario Quevedo y Quito aproximadamente a las 11:15 de este miércoles cuando se observó que desde el motor de una camioneta marca Mazda de placas XBA6334 color plomo comenzaron a salir grandes llamaradas sin que sus ocupantes puedan hacer absolutamente nada, escuchándose gritos desesperados de “auxilio, auxilio se acaba mi carro”.

Los transeúntes con teléfonos celulares en mano llamaban al ECU911 mientras que los más arriesgados fueron jóvenes pertenecientes al SIMTEL quienes trataron de sofocar el fuego con extinguidores de vehículos y el temor a que estalle el automotor si llegaban las llamas al tanque de gasolina.

Francisco Viteri, empleado del SIMTEL,  fue quien se arriesgó a levantar el capo del vehículo y luchar con las llamas hasta tratar de apagarlo mientras llegaban los hombres de la casaca roja; dijo que solamente se quemaron sus pestañas; pero que todo lo hizo por precautelar la vida de los transeúntes.

Al llegar los Bomberos volvieron a echar un poco de agua en el motor para asegurarse de que no vuelva a prenderse algún vestigio de llama, “es raro que esto haya sucedido” dijeron, ya que comúnmente este tipo de daños se observa en los accidentes fuertes de tránsito.

Al tratar de investigar si fue un cortocircuito pudo observarse que se pulverizó el distribuidor y se chamuscaron las mangueras conductoras de gasolina, sin embargo hicieron la recomendación de que los dueños de vehículos siempre estén revisando el sistema eléctrico y se acostumbren a llevar un extinguidor,  caso contrario puede ocurrir lo mismo a cualquier conductor.

Gracias a la oportuna intervención se logró apagar las llamas, porque si esto ocurría en la carretera o en horas de la noche sin extintor se acababa la camioneta, manifestaron miembros del Cuerpo de Bomberos. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 1 =