El presidente electo Guillermo Lasso mencionó que pediría asesoría a Colombia en el tema petrolero y los ecuatorianos necesitamos conocer algunos elementos de Ecopetrol y la trayectoria de esta empresa para tener elementos de juicio sobre esta decisión.
Se resumirá la evolución de Ecopetrol en tres etapas y podremos ser los jueces de los beneficios o del perjuicio que podría significar implantar este modelo en nuestro país:

  • Antes del 2002 Ecopetrol era una Empresa del Estado y por supuesto era sinónimo de endeudamiento, presupuesto limitado, contratos dudosos y una deficiente gestión administrativa, burocratizado y sujeto a políticas de estado; apelativos que utiliza Humberto Serna Director del Grupo de investigaciones de Colombia para describir el pasado de la empresa petrolera.
  • Del 2003 al 2006 la empresa se convierten una Sociedad Pública de Acciones ciento por ciento estatal, lo que años después abriría la puerta a 525 mil nuevos accionistas en 2012, en esta etapa se creó la Agencia Nacional de Hidrocarburos para administrar las reservas, en este período se reactiva la exploración y la empresa consigue mayor autonomía, este fue el resultado de reestructurarla y trabajar por asegurar la viabilidad financiera y la competitividad. La empresa se expande a Brasil y se convierte en una operadora internacional, motivados entre otras cosas por una severa reducción en sus reservas y con la internacionalización asegurarían la estabilidad y sostenibilidad.
  • De 2007 a 2010 pasa a ser una Sociedad de Economía Mixta, logrando mayor inversión, diversificación, internacionalización, mayores transferencias y creando un grupo empresarial. Las inversiones estaban limitadas por razones fiscales, sin embargo, se aprobó la participación de inversionistas privados en el capital de la empresa al convertirla en sociedad mixta y abrió camino al capital privado (10%), manteniendo al Estado como accionista mayoritario. Esta etapa culmina cuando conforma un grupo empresarial sólido con presencia nacional y global.
    El proceso de cambio en Ecopetrol fue radical, respetar las acciones y la autonomía de la empresa dejando que sea el Estado un observador y no el estratega del cambio fue fundamental para no regresar al proceso de burocratización en un Ecopetrol que es técnico, industrial y no debería tener cabida a la burocracia que entorpece los procesos y crea administraciones verticales, por otro lado, marcar la distancia Estado-Empresa permitió que se ejecutaron las reformas planeadas y se concretaron los planes y objetivos para hacer de una empresa monopolio del Estado a una que sin dejar de ser estatal compite con las mejores empresas del mundo por los estándares que ahora le caracterizan, en la actualidad goza de la confianza de los inversionistas y según el Financial Times superó a la brasileña Petrobras como la mayor capitalización bursátil.
    Ecopetrol evaluó la sostenibilidad de la empresa a corto plazo y visualizó una oportunidad en los mercados internacionales, el incremento de producción, las energías renovables y en la internacionalización como estrategias para incrementar sus ingresos e incrementar sus reservas de hidrocarburos las cuales a la tasa de explotación actual podrían estar agotadas en 6 años en el territorio colombiano, actualmente está realizando trabajos de exploración y producción de hidrocarburos en Brasil, Estados Unidos y Perú como resultado del éxito de su cambio.
    La empresa petrolera ecuatoriana necesita un proceso de modernización para alcanzar autonomía directiva y financiera, las empresas petroleras se desarrollan en un mercado muy fluctuante pero a pesar de las incertidumbres que esto provoca se goza de rentabilidad siempre y cuando exista una administración eficiente y se asegure una independencia financiera que garantice los trabajos de exploración y mantenimiento de los pozos, sin esto último la declinación de la producción de petróleo será evidente o en todo caso difícilmente se superará la barrera de los 500 mil barriles día.
    La propuesta de buscar asesoría a Ecopetrol de Colombia es una opción técnicamente viable porque la empresa colombiana es un caso de éxito, además se debe considerar que los inconvenientes de la situación pasada Ecopetrol son parecidos a los que actualmente aquejan a Petroecuador, por esa razón, analizar en una mesa conjunta las estrategia y acoger las recomendaciones de las lecciones aprendidas en el proceso de optimización que a la empresa colombiana le llevó casi una década es vital para acortar la curva de aprendizaje en Ecuador y ser completamente eficientes y eficaces al ejecutar políticas y planes que permitan lograr el objetivo de incrementar la producción , en las palabras del Presidente Lasso llegar a duplicarla.
    La posibilidad de llevar la producción al doble tiene sus propias dificultades en nuestro país, se debe realizar trabajos de exploración que conllevan grandes inversiones y la incertidumbre de encontrar petróleo es muy alta, por otro lado transparentar los estados financieros de la empresa aplicando una contabilidad con normas NIIF que al final del día será un recurso que cualquier inversor solicitará antes de financiar el proyecto de una nueva empresa, como sea el requerimiento de inyectar capital fresco es una prioridad.
    Para concluir no basta con acoger modelos exitosos, se debe garantizar la ejecución de los planes, el sector petrolero ecuatoriano es neurálgico en la economía del país y Petroecuador debe recuperar su brillo para tener la competitividad que se exige en los mercados internacionales de esta forma la estatal estará en capacidad de captar nichos de mercado y colocar el excedente de la producción del millón que el presidente Lasso tiene como objetivo. (O)