En el ingreso de los dirigentes a la Gobernación de Cotopaxi.

Casi el 80% de las unidades de transporte se encuentran con cambio de unidad lo que da a entender que el 80% de los socios están en deuda con las casas comerciales y bancos en el país.

Los transportistas piden la moratoria de un año de los integrantes del transporte escolar hasta poder restablecerse nuevamente en las actividades económicas, porque hasta el momento el transporte institucional trabaja con 60 unidades los demás se encuentran paralizados y no tienen recursos ni dinero para pagar a las diferentes casas financieras. Las pérdidas se estiman por alrededor de 400 mil dólares mensuales.

Alejandro Plazarte, vicepresidente de la Unión del Transporte Escolar Institucional de la provincia de Cotopaxi, indicó que la movilización es a nivel nacional, uno de los pedidos es la prórroga de un año en los pagos que tienen los transportistas que adeudan a las casas financieras, a las casas de automotrices y a los diferentes bancos y cooperativas del país.

“La banca no nos está entendiendo, nos están caotizando y acosando psicológicamente para realizar los pagos inmediatamente una vez que se activó el semáforo amarillo”, aseveró el dirigente.

Dijo que dadas las circunstancias que todos se encuentran en la desocupación porque en la actualidad no están laborando, como transportistas decidieron acudir al representante del Presidente de la República en la provincia para hacer llegar el pedido y esperan una respuesta.

En la provincia existe 18 cooperativas de transporte que acogen a alrededor de 340 unidades, las que piden que se realice un plan de reactivación económica del transporte escolar e institucional a nivel de la provincia. Una de las alternativas que presentan es que el sector privado les pueda contratar para el transporte de su personal. (I)