El transporte informal no cumple con las medidas de distanciamiento social. FOTOTO ARCHIVO LA GACETA

En coordinación con la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), Unidad de Movilidad de Latacunga y Mancomunidad de Tránsito se ejecutan los operativos Pionero,  que tiene como objetivo controlar el transporte informal en toda la provincia, tanto de vehículos legales e ilegales, porque ahora observan que los taxis legales hacen paradas en diferentes lugares y están cobrando un dólar para trasladar a la gente a Salcedo, Pujilí y Saquisilí.

Guido Garzón, jefe de Control de Tránsito, manifestó que al no estar habilitados los terminales terrestres en los cantones se ha proliferado el informalismo que se ha tomado el sector de La Estación, los alrededores del Terminal Terrestre, entre otros lugares. El trabajo informal es sancionado por la ley.

Dijo que el transporte de taxis ejecutivos realiza acciones que no están enmarcadas dentro de lo establecido en el permiso de operaciones, como es el trabajo puerta a puerta mediante el llamado telefónico, en la actualidad realizan carreras en las vías.

Indicó que tienen denuncias sobre usuarios y propietarios de vehículos informales que han sido víctimas de hechos delictivos lo que hace que la inseguridad se incrementa.

Juan Carlos Jácome, vicepresidente de la Unión de Taxis de Cotopaxi, manifestó que existe mucha competencia porque taxis de cooperativas de Quito, Ambato y otros cantones trabajan en Latacunga, lo que hace que se haya mermado la presencia de usuarios. “Latacunga se ha vuelto tierra de nadie, incluso incumplen el permiso de operaciones y se vuelva un canibalismo entre compañeros”.

Por la falta de clientes muchos de los taxistas han tenido que realizar el famoso dolarazo o cincuentazo que consiste en recoger pasajeros a Saquisilí, Pujilí o Salcedo, para de alguna manera poder cubrir las cuotas de las deudas que tienen en los bancos. (I)