El Auditorio del CNE de Cotopaxi fue el sitio escogido para la realización de la actividad. FOTO M.S. LA GACETA

Desapariciones y femicidios contexto sociocultural y acceso a la justicia, fue uno de los foros activados por la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC) con relación a los últimos hechos de violencia contra las mujeres esto ante la falta de medidas cautelares y de protocolos que establezcan un adecuado acceso a la justicia.

Los casos de Diana, Martha, Bertha, Angélica y demás víctimas. Ha motivado a la academia a hacer un análisis del contexto sociocultural y sobre todo ante la falta de medidas cautelares y de protocolos que establezcan un adecuado acceso a la justicia por parte de los familiares de personas desaparecidas expresó Sandra Peñaherrera, docente de la UTC.  

El elevado nivel de empobrecimiento del país ha generado proliferación de actos delincuenciales y violencia.  El llamado que hizo fue a la unidad para evitar consigo prácticas de xenofobia que ponga en riesgo otros de los derechos de la movilidad humana de las personas refugiadas en el país.

Al sitio también llegó Beatriz Analuisa madre de Edith Andagua desaparecida en el año 2017, de igual forma los familiares de Luis Guanotásig desaparecido en el mismo año y de Bertha Chicaiza uno de los actuales casos. A la par se proyectó un video del testimonio de Alexandra Córdova, madre de David Romo.

Harold Burbano, director general tutelar de la Defensoría del Pueblo del Ecuador, indicó que se debe plantear una reforma a las normas penales y de procedimiento, por ello que se planteó un cambio al Código Integral Penal (COIP) en materia de secuestro.

Del mismo modo se busca que se genere una ley integral para abordar la desaparición de personas en el país. Dijo que “parece que hay problemas estructurales y uno de esos es la deficiencia del sistema judicial y esto pasa porque no existe la capacitación debida para poder abordar los temas de desaparición y no hay herramientas jurídicas adecuadas para que los operadores de justicia puedan tener el camino para una investigación y sanción clara”, expresó.  

De acuerdo a la estadística manejada por la entidad son 403 personas desaparecidas en el país la misma que va cruzada en el tema de género siendo un 68% de víctimas las mujeres “detrás de las desapariciones hay violencia, violencia de género, migración, entre otros”.

En esta misma línea también se busca que esté en la normativa ecuatoriana la presunción de vida de las personas desaparecidas “porque hay que entender que la víctima sigue viva hasta no encontrar su paradero”. En Ecuador lo que se hace es investigar las desapariciones como que ya murió la víctima sin concebir que puede haber otros tipos de problemas y permita llegar a encontrar con vida, consideró Burbano.  

No obstante, Néstor Salazar Tovar, vocal principal de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en el Ecuador (Asfadec),  indicó que de acuerdo a la información del exfiscal Galo Chiriboga, hasta julio 2016 se hablaba que existía 402 personas desaparecidas de casos abiertos, mientras que la Dinased en la actualidad indica que hay 157 casos y fiscalía General 1575.

El caso de Salazar es que su esposa María Beatriz Córdova, el 26 de enero del 2006, concurrió a la Cámara de Comercio de Latacunga a trabajar como recaudadora y nunca llegó. A partir del 20 de febrero se encontró una maleta con restos humanos de sexo femenino desmembradas las piernas y brazo izquierdo, luego el 25 de febrero del mismo año se encuentra otra maleta con resto del pie derecho hasta cerca de la rodilla, la evidencia fue encontrada por los canes que arrastraban junto al camal de Salcedo.

 “El estado de manera general no ha dado respuestas”, expresó.

Actualmente este hecho cumplirá 13 años de “impunidad” porque solamente se encontraron los restos y fue confirmado a través del ADN y hasta ahí llegó. “Mi caso fue archivado por pedido de Santiago Zumba exfiscal invocando un artículo del Código de procedimiento penal anterior y no de la Constitución del Estado ecuatoriano”.

Ante esto, tratará de ingresar el expediente al Ministerio del Interior para pedir que se traslade a la Fiscalía y solicitar que se reabra para continuar con la investigación.

Aduce que los problemas que se enfrentan los familiares son de los tipos de estereotipos negativos y el cual no permite que se busque a la persona y hace que se pongan por debajo las denuncias y nunca se active los casos, finalizó.

Asfadec inicialmente propuso una propuesta de ley que lastimosamente no ha sido acompañada de las 45 mil firmas necesarias para su introducción en la Asamblea. Hoy buscan otras opciones.

Al respecto también se pronunció Jaqueline Sánchez, presidenta del Colectivo Así Somos: “la violencia ha transitado bastante contra las mujeres, pero también en niños, niñas y adultos mayores”.

Ante esto pidió al género femenino buscar ayuda en el momento que evidencien maltrato intrafamiliar, este colectivo también era parte de las marchas, pero al vivir el contexto político han optado por dar charlas denominadas “Ámate a ti mismo, el amor propio eres tú mismo” y empezaron en el barrio de San Marcos, siendo el objetivo de que los testimonios reales puedan impartir los conocimientos. (I)