Mientras el país sigue distraído con la telenovela de los casos de corrupción que se presentan todos los días, en los que lo único que no aparece es la plata que se llevaron de manera descarada, la economía del país a consecuencia de esta trama de sinvergüencería se tambalea; pero claro, como ahora es época de campaña electoral, se le ha dado a la clase politiquera por culpar al actual gobierno que no hace nada, y que la situación está peor.
Con mucha claridad podemos decir que bastante de la culpa tiene el gobierno actual que también fue parte de la podredumbre pasada; sin embargo ha dado pruebas de que quiere cambiar las cosas, no son sólo palabras sino actos concretos de que Ecuador está regresando a ser un estado democrático, algo que se perdió por completo en el anterior gobierno.
Sin duda que en el tema económico no es cuestión de que las cosas van a mejorar de un día para el otro, el asunto es mucho más complejo, con tanta plata que desapareció y que se despilfarró de manera absurda; es evidente que costará años poner nuevamente la casa en orden, de eso debemos estar conscientes los ecuatorianos, quienes patrocinamos con nuestro silencio, que esta pandilla de maleantes desfalquen al país por completo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + dieciocho =