Es la recta final de las administraciones municipales y del Gobierno Provincial y hoy es cuando deben tratar de recuperar el escueto trabajo que han realizado; en muchos casos asombra que únicamente se haya gastado el 30% del presupuesto, algo sorprendente, sabiendo en la situación en la que se encuentra la economía del país. Una acertada administración podría haber dado plazas de empleo a mucha gente que en la actualidad se come la camisa.
Cotopaxi es una tierra que en este último periodo no ha progresado en muchos aspectos, hay una deficiente vialidad hacia varios cantones, la cabecera cantonal Latacunga, ha dado pasos hacia atrás en temas como el de la basura, calidad de vida de sus habitantes, alcantarillado, camal municipal; han pasado más de tres años y no contamos con nuevos espacios de sana diversión, no hay mejoramiento de sus calles, de sus veredas, a no ser con poquísimas excepciones.
Son pequeñas muestras de las deficiencias de una provincia cargada de riquezas naturales que no han sido aprovechadas; para muestra un botón, sus hermosos ríos, desde hace años las autoridades se llenan la boca diciendo que se los va a recuperar, y se los sigue contaminando despiadadamente, inclusive con un camal al que se arrojan los desperdicios, con los que más abajo se riegan las tierras que dan de comer al mismo cantón, una completa aberración y falta de sentido común.
Se necesita un cambio urgente de pensamiento, la política local se ha caracterizado por llevar la contraria y no ver hasta más allá de sus narices, si no se hace un pare, para meditar y regresar a ver cómo se ha perdido el tiempo, jamás se podrá hacer algo para el progreso tan necesario de esta tierra. (O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =