Con relación a estos cuatro años de administración municipal, con mucha claridad podemos hablar de que Latacunga ha experimentado un gran retroceso, se ha perdido tiempo valiosísimo en polémicas y broncas innecesarias, como por ejemplo la ubicación del camal, cuya construcción, por cierto, no se llegó a nada en este último año, que ya se lo anunció, al igual que el famoso Plan Maestro de Alcantarillado, que tampoco quedó en nada, la única obra grande que se ha hecho es de El Molinero y que ya va en su quinta entrega fallida y todavía sigue en veremos.
Lo cierto de todo esto, es que hay que hablar con datos, el presupuesto del municipio en el 2015 se utilizó en el 40.72%; en el 2016 en el 51.87%; en el 2017 en el 22.50% y en el 2018, en el 31.99%.
Es decir, con claridad podemos mencionar que Latacunga en estos últimos años ha caminado como el cangrejo, para atrás; lo que indigna a la ciudadanía es que también en estos cuatro años, el país ha vivido una de las peores crisis de su historia y ni siquiera por este motivo, el municipio ha sido capaz de contrarrestar esta situación, generando empleo para los latacungueños, al contrario estos dineros han regresado a las arcas del Estado casi intactos, por la clara ineficiencia de nuestros administradores para poder realizar proyectos, que tanta falta le hacen a esta pobre tierra de nadie.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − catorce =