En las calles, en los medios de transporte, en el trabajo, en fin, en todo tipo de reunión, el tema de conversación es la crítica al retraso que vive nuestra ciudad y provincia en comparación con el desarrollo de los poblados vecinos; incluso entre cantones de nuestra misma provincia se ven diferencias notables entre unos y otros
Las críticas, van creciendo y subiendo de tono, buscan culpables y el pensamiento colectivo apunta su mirada hacia las autoridades de turno, como los protagonistas directos del atraso de nuestra tierra. ¿Será esto así?
Históricamente los crecimientos de las sociedades están ligadas principalmente a dos factores el económico y el cultural, de esta forma mientras exista mayor productividad habrá mejores oportunidades para dinamizar el desarrollo; así mismo mientras más principios y valores tenga el individuo mayor progreso tendrá la sociedad.
Hace poco nuestro país vivió una bonanza económica producto de la explotación de recursos no renovables, ingresos que fueron priorizados en la obra civil y de infraestructura, pensando que en el futuro se podría aprovechar de este proceso conjuntamente con el cambio de la matriz productiva; ideas que se presentaban como innovadoras en el territorio, pero al parecer algo sucedió en el proceso.
Si bien es cierto el salario básico unificado ha ido incrementando progresivamente; ante la opinión de los ciudadanos el aumento no ha sido suficiente para satisfacer las necesidades económicas.
Para quienes desempeñan la función de servidores públicos por ejemplo se puede observar que se han mantenido las escalas de remuneraciones en los mismos valores desde el año 2012, en especial en aquellos puestos comprendidos fuera del nivel jerárquico superior, hecho que ha dificultado enormemente el progreso socio-económico de este grupo laboral.
Mientras todos los bienes, servicios, alimentos, entre otros periódicamente van incrementando, el salario básico y las remuneraciones oficiales, no dan abasto a las necesidades más básicas del ser humano.
En este sentido entre menor es el circulante, menor es desarrollo local. Lamentablemente no se ha identificado los polos de desarrollo en lo local a nivel económico, para poder impulsar el progreso requerido.
Como la economía se ve ajustada, obviamente esto repercute en el cambio cultural deseado, ante la falta de una adecuada educación por ejemplo aparecen todos los males sociales, delincuencia, corrupción, inseguridad etc., lo que repercute gravemente en el adelanto deseado.
Casi es imaginario hoy en día en las personas el auto aprendizaje, los autodidactas han desaparecido pues las personas son como zombis, esclavos informáticos que van sumiendo su vida a horas interminables de auto sometimiento a los denominados aparatos inteligentes e informáticos.
Cuando desaparecen los principios, aparecen los intereses, las ambiciones y la búsqueda del poder, aún falta mucho tiempo para las elecciones y ya se escuchan una cantidad de nombres que buscan alcanzar la Alcaldía, la Prefectura, todos quieren llegar, pero nadie busca consensos, se identifican problemas comunes, pero no se concretan actuaciones comunes. Será beneficioso que todas las ideas se junten y se desprendan los intereses personales, creo que no resulta difícil ceder posiciones en bien general, claro esa opinión parte de un pensamiento que no es político.
La dificultad en los procesos y procedimientos burocráticos, también dificultan en gran medida el desarrollo territorial, en sí, es importante que los gobernantes adecuen sus planes de trabajo y dividan dentro del periodo para el cual fueron electos, la necesidad del levantamiento y contratación de estudios de proyectos, para que en lo posterior se realicen la ejecución de obras.
Es necesario también identificar que la corresponsabilidad ciudadana debe ser un ejercicio que motive el adelanto local; porque se ha acostumbrado que el ciudadano se limite a exigir el cumplimiento de obras, pero sin aceptar los compromisos que necesariamente deben nacer ante la implementación de una política pública en relación a determinado tema.
En todo caso las opiniones expuestas deben generar un debate público, un cambio profundo en la conciencia de hacia dónde queremos llegar y ser más participativos en las decisiones del poder público a través de los diversos mecanismos de participación ciudadana consagrados en la Constitución y la Ley, pues como poder ciudadano al parecer el papel protagónico ciudadano se halla desvinculado con las decisiones que se toman sobre las prioridades de desarrollo.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =