En un verdadero cuento de nunca acabar, se ha convertido la peregrinación de uniformados, guardias y demás, que, a cualquier precio, de cualquier manera, intenta ingresar armamento o municiones al CPL.  
Pues la madrugada del pasado martes no fue la excepción, un miembro de las Fuerza Armadas perteneciente a la FAE fue interceptado con una mochila en la que llevaba pistolas de grueso calibre y muchas municiones, esto da una medida del poder que se maneja en el interior de estos centros de privación, no existe límite para tratar de lograr su objetivo, no importa de quién se tengan que valer, lo cierto es que a cualquier precio, ya sea pagando, sobornando o chantajeando, pero buscan la manera de ingresar armamento al interior de este lugar para tener el control del mismo.  
Recordemos que las ciudades en las que se encuentran los centros penitenciarios, donde están retenidas las mafias, se desarrollan carteles y fortines para la operación de las mismas, ante esta situación los cotopaxenses debemos exigir que los privados de libertad que no pertenecen a la realidad de esta provincia y máximo del centro del país, retornen a las ciudades a las que pertenecen. 
Nos obligaron a recibir a este indeseable lugar, pero, no podemos seguir permitiendo que todas esas mafias, hagan cuartel general en nuestra ciudad. 
Recordemos que existe un centro penitenciario, completamente adecuado y con todas las condiciones para operar, solamente faltaría darle una manito de gato y listo, hablamos del penal García Moreno que, por las condiciones actuales, debería reabrir sus puertas.