El tema de la pandemia ha cambiado por completo la cotidianidad y en especial nuestras centenarias tradiciones. Este año viviremos unos finados muy distintos, esas visitas a la plaza a comprar barros y llenar de flores las tumbas de nuestros ancestros están suspendidas, el miedo a un contagio se apodera nuevamente de la ciudadanía al ver que el puerto principal tiene copados algunos hospitales y que países como Francia nuevamente están regresando al confinamiento. 

A pesar de los anuncios de que el coronavirus está tomando fuerza, la gente se alista para un largo feriado, en el que sin duda habrá mucha migración de turistas a distintos destinos, se ha hecho el anuncia en la provincia del Guayas de que se serrarán las playas, esto obedece al temor que tienen los porteños de un nuevo rebrote, luego de que el tema en Guayaquil fue muy complicado.

Sin lugar a dudas destinos como el Quilotoa o el Cotopaxi estarán repletos de turistas como ha sucedido en los últimos feriados, en esta ocasión las autoridades de la provincia, deberían exigir más medidas de control , para que no se produzcan aglomeraciones, si bien es cierto que estos lugares son sitios abiertos y con mucho aire puro, siempre hay puntos en donde se amontona la gente, esto podría llevar a que pobladores de nuestra provincia, especialmente la gente de Zumbahua, que sufrieron mucho en la primera etapa de la pandemia, vuelvan a experimentar un nuevo rebrote, que podría regarse por todo el sector.   A estas alturas del partido es indispensable el cuidado y la prevención, algo que repetimos, deben tener muy claro las autoridades para evitar nuevos cierres, que acabarían por completo con nuestra economía. (O)