El tema de la zona de tolerancia en la ciudad se ha convertido en una piedra en el zapato, los diferentes lugares para libar y las trabajadoras sexuales, están repartidos en la mitad de la urbe.
Ya es hora de que las autoridades se pongan los pantalones y asignen un espacio específico para este objetivo, va a ser muy difícil que alguien esté de acuerdo con este lugar; pero es fundamental hacer un estudio de donde tendría menor impacto y que el mismo sea manejado de una manera organizada para que afecte lo menos posible a los moradores del sector designado, con los que se debería sociabilizar a cambio de beneficios por su aceptación.
No se pueden hacer las cosas de manera improvisada, para que después salten a la vista las inconsistencias, como en las pocas obras que se ha hecho en la ciudad, en donde la falta de planificación y los retrasos sobrecogen, causando un enorme perjuicio y malestar en la población; sin embargo, las decisiones tienen que ser rápidas, no se pueden seguir dilatando las prioridades que tiene esta ciudad y que debieron haber sido resueltas hace muchos años.
Latacunga necesita planificación, trabajo, rapidez en las decisiones, aquí no se han realizado obras, sólo por llevar la contraria y al final del día las mismas se tendrán que realizar, donde se contrapunteó, pero que se ha perdido, valiosísimo tiempo que se transforma en mucho dinero, que pudo haber sido aprovechado de la mejor manera.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 6 =