Todas las personas tienen la facultad de captar las corrientes subjetivas que tienen sus raíces primordiales en la evolución. Los pálpitos de los centros emocionales que rodean el tronco cerebral, en lo alto de la médula espinal posee una estructura con forma de almendra llamada amígdala.
Cada recipiente de todo lo que sentimos sobre lo que experimentamos permite que la amígdala nos haga llegar constantemente información. Toda vez que nuestro apetito presenta preferencia por ejemplo en algún tipo de comida (pedir tallarines en vez de encebollado) es evidente que aquí está actuando la amígdala; así pues, que en nuestro día a día puede presentar por las vías nerviosas que van a las vísceras, una reacción somática (literalmente, una corazonada) ante las opciones a las que nos enfrentamos. Esto determina que la amígdala es la alarma del cerebro, la cual tiene la facultad de imponerse a los lóbulos prefrontales en una fracción de segundo, a fin de enfrentar la emergencia que proclama.
La facultad como elemento de la inteligencia emocional suele tornarse más fuerte con la acumulación de experiencias que nos brinda la vida. Es una sensación cinestésica que tienen ciertas personas que permite así tener intuiciones fuertes que se presentan con mucha más fuerza cuando se ha tenido numerosas experiencias.
Una corazonada en el sentido más coloquial representa ese temor interno que emana una cantidad de efecto que solo tú puedes sentirlo. En consecuencia, es una reacción química que provoca la mente, que sientes en el estómago y el pecho, haciendo que el corazón pueda con facilidad expresar algo sin ser una persona. Es aquí donde quienes conocen de Inteligencia Emocional han expresado que el termino clásico para el fortalecimiento de nuestra sensibilidad orientadora es la sabiduría. Coleman, Daniel (2006)
Con frecuencia en nuestro ambiente laboral y en situaciones personas la corazonada se presenta; a veces con mayor intensidad y otras con menos intensidad lo cierto es que cuando estamos conectados sentimentalmente o comprometidos con asuntos muy puntuales la Corazonada se presenta una y otra vez, lo cual hace que tengamos la alerta sobre un acontecimiento que puede ser relevante o no. Las personas que sustentan esta condición sin lugar a duda son sensibles al dolor ajeno y al propio, sensible ante la desdicha de otros, sensibles ante los efectos que pueda traer incluso un acontecimiento social manifestado de múltiples formas. Lo importante en todo caso es que la corazonada esta presente en estos seres humanos que llevan los afectos en cada rincón de su propio ser. Difícilmente las personas que son insensibles ante una situación de otro ser humano pueden manifestar la corazonada de manera precisa porque esta facultad se torna mas presente en aquellos que sienten la vida profundamente.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =