En lugar de mejorar la calidad de vida en esta ciudad, en los últimos años la hemos ido perdiendo, ya no existen árboles, peor aún espacios verdes de sano esparcimiento para las familias; se mantienen los mismos legados de nuestros antepasados; pero con una particularidad, que en los mismos ya no hay ni siquiera árboles, porque los pocos que habían, los tiraron al suelo, por el miedo de que se caigan, nada más absurdo, en vez de podarlos y ponerles elementos para fortalecer sus raíces, los tiran como si no tuvieran importancia, en fin ya parece mentira hablar de tanta barbaridad y absurdo que se ha realizado en esta ciudad.
Sin embargo últimamente ha salido una idea racional, se habla de la recuperación de la quebrada de Nintinacazo en donde se pretende realizar un parque; por fin una obra que por primera vez en ésta y varias administraciones, está pensando en la calidad de vida de los latacungueños, aquí sólo se construye, sin tomar en cuenta que los habitantes necesitan tener parques, espacios de sano esparcimiento, para que se desarrollen los niños y tengan donde caminar los adultos y salir a respirar aire puro.
Este es un tema del que los latacungueños nos hemos olvidado, acostumbrados a la convivencia con el bloque y el cemento, un panorama deprimente que se desarrolla entre la gama de colores del blanco y negro.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − trece =