Cuando hace un año y un poquito más, el señor presidente Lenin  Moreno envió a la Asamblea Nacional la terna para elegir al nuevo o nueva Vicepresidente(a) en reemplazo de la “inocente” señora MARÍA ALEJANDRA VICUÑA,  casi nadie de los ecuatorianos sabíamos quién era don Otto Sonnenholzner. Bueno, salió electo Vicepresidente, andaba de arriba abajo; no paraba en su despacho,  creo que sí vino a Latacunga, pero con las manos vacías, la primera vez a conversar con los campesinos agricultores y la otra creo que vino al Hospital del IESS, IGUAL CON LAS MANOS VACÍAS, pero llegó a controlar (a vuelo de pájaro) si no había corrupción y si había los suficientes insumos para contrarrestar la pandemia.

Ahora el mencionado señor Sonnenholzner, que no sabía en qué se había metido y luego de darse gusto conociendo el país, de Tulcán a Loja y de Esmeraldas a Zamora Chinchipe, que me salió andariego, RENUNCIA AL CARGO DE VICEPRESIDENTE,  ocupado anteriormente por dos célebres ecuatorianos: don Jorge Glass y la señora Alejandra Vicuña.

El renunciante, manifiesta primero su agradecimiento a Don Lenin, por haberle dado la oportunidad de servir a su Patria? Pero paso seguido dice: “que no le han permitido hacer varias cosas en beneficio de los ecuatorianos más pobres”; la pregunta? CON QUÉ PLATA, QUÉ DINERO,  (o sea) CON LA CASCARA DEL H…, ASÍ QUE MEJOR SE VA, a prepararse para otros objetivos más grandes en bien de su país. Como dijo Alvarito: “no entiendo”. Además don Otto dice que no solo de Vicepresidente se puede servir a la Patria, que también se lo puede hacer como simple ciudadano. El doctor GUSTAVO NOVOA, expresidente, dice entonces por qué aceptó ser Vicepresidente?  Y reitera citando esa frase popular, QUIEN CON NIÑOS SE ACUESTA, ORINADO SE LEVANTA (educado y gentil el Dr. no dijo la palabra precisa). Como parece que se encuentra don  Lenin.

DON LENIN, A MÍ ME GUSTA LA MARÍA PAULA, ELLLA NO LE VA A FALLAR, TIENE MADUREZ Y PERSONALIDAD.

Y DEL SALIENTE, ANDAN DICIENDO QUE VA A SER CANDIDATO PARA PRESIDENTE. JA, JA, JA. Entonces, que siga nomás sirviendo como simple ciudadano.(O)