Es el que ha dado la que fue una gran nación gracias al caudaloso precio del petróleo, una nación rica en el hidrocarburo, que ha vivido bajo la causa del militarismo.
El actual mandatario, que aspira a una presidencia constitucional recibió el mando de la nación como herencia de un militar moribundo.
El estado de Venezuela es lamentable, no pudo salir la gran nación de la depreciación del petróleo.
Algunos malpensados decían que ese era el destino del Ecuador, pero no pensaron que este país vivía en paz sin el petróleo.
Varios países han demostrado su inconformidad con el paso que quieren los militares venezolanos, de apoyar en su criterio a un presidente constitucional.
Varios gobiernos de América han hecho público, su desacuerdo, entre estos el de Estados Unidos, que por fin debe olvidarse de los que están muy lejos de la geografía y de la historia y acercarse a su realidad que está en América.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =