Ya existen pronunciamientos de concejales de esta ciudad, acerca de la negativa de dar el uso de suelo a los negocios que están proliferando rápidamente al frente de la cárcel regional de máxima seguridad.
Y es que la verdad nos estamos metiendo en camisa de once varas, con este tema de la cárcel regional y más aún con estos negocios que ahora son permitidos sin mayor problema.
Recordemos que el sector de San Roque en Quito, se convirtió en el lugar más peligroso del país, justamente por las mafias que se dirigían desde los negocios aledaños al penal García Moreno, es acaso esto lo que queremos para nuestra ciudad; ya basta con la cantidad de problemas que nos ha generado este presidio, para que ahora tengamos que aguantar que todos estos negocios se conviertan en las bodegas y antesalas de la cárcel, para guardar drogas y armamento, a la espera de la primera oportunidad para meterlos adentro, sabiendo el movimiento que tiene este lugar.
Si los dueños de estos pequeños comercios y restaurantes tienen las mejores intenciones, muy pronto serán chantajeados para que den este tipo de servicios ilícitos, es por eso que estos espacios son una verdadera bomba de tiempo, que tiene que desaparecer, como así fue la promesa que se hizo al inaugurar esta penitenciaría, de que 500 metros a la redonda no se podía desarrollar ningún tipo de negocio.(O)