Sin duda la terminal terrestre de esta ciudad ya no presta el servicio que debería dar, de acuerdo al crecimiento que ha experimentado Latacunga en los últimos años, este debió haberse cambiado hace muchos años.
Es triste y desesperante a la vez, ver como el desvío de la E35 y Pujilí, se ha convertido en la nueva terminal de Latacunga, un redondel colapsado de taxis, gente y buses que paran todo el tiempo para llevar a los pasajeros; el tema ha llegado a tal punto que inclusive se ha improvisado una tarima de madera entre las barandas para que la gente espere mientras pasan los buses.
Con estos antecedentes, ya es hora de que la municipalidad se preocupe de realizar una terminal decente en la ciudad, una urbe colapsada y llena de mini paradas por todas partes, sin prestar en lo absoluto calidad de vida y buen servicio a los latacungueños y sobre todo, a los turistas y visitantes que llegan a esta pobre ciudad y corren el riesgo de ser asaltados, no sólo en el terminal, sino también a en todo el sector del puente 5 de Junio y sus alrededores.
Es hora de que evolucionemos, le invitamos al actual administrador de esta ciudad, a que viste cantones como Salcedo, para que se dé cuenta de la diferencia tan grande que existe con esta urbe, la que, a pesar de ser la capital de la provincia de Cotopaxi, se está quedando relegada como pueblo, porque ni a cantón llega con el retraso y el desordenado crecimiento que experimenta.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 3 =