Luego de los últimos acontecimientos que se han dado en el país y sabiendo que varios detenidos por el tema de la narcoguerrilla se encuentran en el reclusorio local y que además hay casi una veintena de pandillas o grupos delincuenciales en el mismo, no se puede permitir que se desarrollen negocios al frente de esta cárcel de máxima seguridad, negocios que como se ha visto se han convertido en las agencias de vicios externas para los encargos que entran y salen de este lugar.
De ninguna manera y bajo ningún concepto se puede permitir que estos negocios que, supuestamente son de comidas o tiendas, se desarrollen en los alrededores, cuando se hizo este reclusorio regional, se acordó que 500 metros a la redonda no podía desarrollarse ningún tipo de negocio, pero esto no ha sido respetado, casi todo el tiempo aparece algún salón de este tipo.
Ya es hora de que la Municipalidad se ratifique en este tema y de ninguna manera ni bajo ningún pretexto permita estos micronegocios, que en menos de lo que canta un gallo, se transforman en grandes comedores y posteriormente en sucursales del vicio que luego sigue bajando e influenciando en la delincuencia de nuestra ciudad.
Ya es hora de que en estos espacios se pongan mallas, que las autoridades pongan mano dura para evitar que se complique aún más la delicada situación de Latacunga, la que como se sabe ha cambiado muchísimo desde que se le impuso este indeseable lugar.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 8 =