El pasado miércoles veíamos la manifestación de distintos grupos, entre estos indígenas, taxistas, ciudadanos inconformes con las obras que pretende realizar la administración municipal, reclamo por impuestos, soluciones al mercado mayorista y un sinfín de temas y oposición a esta administración, que no son más que el reflejo del desgobierno que ha existido en la institución.
Sin duda que el pueblo reclama trabajo y obras, lo que casi no se ha visto en este periodo, hoy las cosas se pretenden realizar al susto y al apuro, pero estos intentos no son suficientes para tapar los enormes huecos de insatisfacciones que aparecen por todas partes, huecos idénticos a los que se encuentran en la mayoría de calles de la ciudad y que la vuelven intransitable o inmanejable, en manos de los improvisados administradores que se encuentran al frente de dicha institución y que en su mayoría no han sido más que alcahuetes de la cuestionada gestión; pero claro, como ya está llegando época de campaña y muchos ven el rechazo de la ciudadanía, ahora sí aparecen como opositores y cuestionadores al régimen, mientras hace un corto tiempo, no eran más que cómplices y encubridores de la inoperancia e ineficiencia con la que ha caminado esta administración. (O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =