Los ataques entre Estados Unidos e Irak, posiblemente estén marcando una nueva era, en la que se podría desatar, según algunos expertos la Tercera Guerra Mundial.
Dios nos libre de algo así; pero incluso ya se están metiendo a las predicciones de Nostradamus, que claro está, pueden ser interpretadas de muchas maneras.
Lo cierto es que en los funerales del ministro de defensa Soleimani, uno de los líderes máximos de Irak, hubo tanta gente, que una estampida acabó con la vida de más de medio centenar de simpatizantes; no podemos imaginar cuánta afluencia hubo al evento; pero lo cierto es que esta amenaza de guerra va muy en serio, más aún cuando el mismo día del entierro del líder, fue atacada con una veintena de misiles una base militar americana, ubicada en Irán, y también un avión iraní fue derribado cerca de 200 personas de pasajeros.
Y en medio de este conflicto se pronostica que habrá una gran subida del precio del petróleo, lo que beneficiaría de gran manera a Ecuador en esta época de crisis; claro está que la mayoría de este recurso, está hipotecado a la China.
Con estas perspectivas sería prudente que nuestros representantes paguen esa deuda renegociándola en otros términos, con otros prestamistas, para poderla adquirir nuevamente en mejores condiciones que las actuales, en las que nos encontramos hipotecados para cinco años más y si no se hace nada, no se podrá ver los beneficios de esta gran oportunidad.(O)