Como siempre fue verdaderamente espectacular, el espíritu que tiene esta tradición es tan fuerte que parece que año a año va mejorando de manera extraordinaria.
Son realmente impresionantes los trajes que se usan en esta comparsa, los personajes parecen figuras de cuento, el glamour de los mismos es asombroso, por fin parece que algunos de estos, entendieron que ser personaje de la Mama Negra no es salir de travesti, maquillado de una manera exagerada, como se los vio en el cambio de mando; ahora en la fiesta se les vio mucho mejor, graciosos y elegantes a la vez, como debe de ser, claro está que por ahí aparecen los que quieren salir del closet en estas fechas y aprovechan la oportunidad de ser camisonas para transformarse en reinas.
Hay que resaltar el tema de la seguridad, no hubo mucha delincuencia, la Municipalidad se preparó hasta con drones, que mantuvieron cubierto todo el trayecto, un excelente trabajo; lo que no estuvo tan bien, fue el completo enmallado de todo el trayecto, estos obstáculos impidieron que los personajes interactúen con el público, que es uno de los sentidos principales de esta fiesta, las carishinas no tenían a quién espantar, los champuseros a quién salpicar y los huacos a quién curar, esto desvirtuó esta tradición, en la que sin duda deben haber mallas; pero posiblemente no tan altas, para que los personajes puedan interactuar con la gente, que es una de las riquezas de esta tradicional y auténtica fiesta.(O)