La caldera política comienza a encenderse y el vicepresidente pone la renuncia para dedicarse a campaña electoral. El país ha visto como positivo el paso de este personaje por el gobierno. Entró en funciones, luego de la salida en medio de escándalos de corrupción de dos antecesores; sirvió como pilar fundamental en la pandemia, pues él fue quien dio la cara e hizo presencia por todo el territorio nacional; en fin una representación a pedir de boca, que hoy deja una imagen solida y con mucha aceptación, ideal para lanzarse a una contienda eleccionaria.

Por otro lado, varios miembros del CNE han hecho declaraciones, en torno a que el polémico ex presidente Correa, de ninguna manera podrá llegar a ser candidato, ni a la vicepresidencia, ni a la Asamblea, únicamente podría aspirar a una candidatura internacional, que seguramente tampoco podrá ejercer, porque tendría que venir a posesionarse en el país y ahí tendría que rendir cuantas a la justicia.

Por ahí también se habla de la candidatura de Carlos Pérez, o como se le conoce ahora en el mundo de la política, Yaku Peréz , quien sería representantes de los pueblos indígenas, sector que en estos últimos meses se ha visto dividido.

Es decir, comienzan a aparecer candidatos, a los que les espera una corta pero intensa pelea, pues el afortunado o desafortunado que tenga que tomar las riendas de este país, tendrá que estar verdaderamente preparado, para levantar un enfermo extremadamente complicado, que sólo con una buena fórmula o medicina, podrá volver a caminar.(O)