Es increíble que hayan tenido que pasar tres meses para que el cargo del exvicepresidente termine por ausentismo y no por un juicio político, que salga de la Asamblea, juzgando todas las fechorías que han dejado al país en estanterías, completamente quebrado y sin rumbo.
Todos estos actos descarados de acolite a la corrupción y de tratar de llevar temas tan serios por la tangente para que no sean puestos a la luz, están llevando al cansancio al pueblo ecuatoriano, un pueblo que pide a gritos la cabeza de muchos protagonistas del gobierno anterior, los pecados han sido tan graves que difícilmente se podrán olvidar.
La gente está aguantando y dejando pasar por alto las picardías hasta que se lleve a cabo la Consulta Popular, el triunfo del sí podría eliminaría la posibilidad de reelección indefinida, se espera con ansiedad que se tomen nuevas medidas, medidas de verdadero aporte para a economía y no imitaciones absurdas como las que se tomaron en el anterior gobierno, que han llevado a este desbarajuste económico.
Somos el país con menos inversión extranjera, esta es una clara medida de la inestabilidad que se vive, Ecuador no es parte del mundo de la competitividad. La famosa filosofía del socialismo del siglo XXI, nos llevó a tener miedo de todo, nos llevó a vivir sólo de los impuestos de la ya casi inexistente empresa privada, algo absurdo y que está carcomiendo más la economía del país, la que pretenden que funcione a base de préstamos, recursos que en su mayor parte van para sustentar el enorme aparato burocrático que ya no tiene de donde chupar más la sangre y se está muriendo.
Si no se revierte esta fórmula, y nos abrimos al mundo con un tratado de libre comercio con nuestro mayor socio comercial, los EEUU, difícilmente se conseguirá salir de este laberinto interminable de errores y cuestionamientos.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 2 =