El tema de la educación particular está pasando por una crisis muy grande, varios establecimientos, al parecer no han comprendido la magnitud del problema económico nacional, que se veía venir a principios de año y que se agravó radicalmente por el tema del Covid-19.

La situación  ha desembocado  en que de casi un 67% de desempleo y empleos no adecuados, que se registraron a principio de año, se disparen de manera dramática, por ejemplo se esperaba para este año, aumenten las desafiliaciones al IESS en 400 mil personas; pero en el registro de julio, ya hay más de 300 mil personas desafiliadas, un asunto preocupante, que dicen se podría proyectar hasta fin de año, en aproximadamente 800 mil personas desocupadas.   Con estos antecedentes el tema es complejo, la educación privada que se ha convertido en un negocio lucrativo, se niega a dejar el nivel de confort al que se acostumbró a vivir, y es por eso que muchas de estas instituciones han señalado, que no bajarán sus pensiones y si lo hacen, únicamente será  en un 10%. Sin duda una decisión que no va acorde a la realidad del país, que se está reflejando en el abandono de más de 51 mil estudiantes de las instituciones particulares.(O)