El actual manejo de la economía, ha marcado un situación muy distinta en el país, a los tiempos se tienen fondos y ahorro, y no nos encontramos al filo de la navaja. El presupuesto nacional está hecho de manera austera, con un barril de petróleo de USD 60 lo que permite tener un excedente que se sigue acumulando y que muy pronto podrá ser utilizado en temas como el de la desnutrición infantil, que es uno de los problemas más neurálgicos del Ecuador hoy en día, pues así lo anunció el Ministro de Economía.
En tiempos del SS XXI, estos fondos ya se encontrarían empeñados y gastados hace tiempo, sin contar con que ya estuvieran faltando los excedentes y se tendría que pedir a China dinero prestado, con un interés altísimo e hipotecando el petróleo por más de una década, para pagar la farra de la revolución ciudadana.
Sin duda que vivimos tiempos distintos, se nota que el Ecuador va recobrando poco a poco la estabilidad que había perdido y se espera que muy pronto este gobierno comience a repartir equilibradamente la liquidez que ha ido recuperando, especialmente en el tema de salud, vialidad y seguridad.
No se sabe de qué manera se impulsará el tema de inversión; pero es claro que con el panorama de estabilidad que se está logrando, muy pronto habrá interesados en invertir el país y por ende de generar plazas de trabajo, que es lo que necesita de manera urgente el Ecuador. (O)