Una solución verdadera será que los miles de bachilleres que se producen en el país deberían cursar los años de estudio en secundaria en manos de auténticos profesores que con sus estudios los permita entrar a las universidades.
Estamos viendo con enorme contrariedad que un gran porcentaje de los bachilleres son rechazados por elementales deficiencias de la materia que ponen a su alcance y fallan porque carecen de conocimiento, obra no de ellos, sino de los que les dejaron huecos de conocimientos esenciales; que ni siquiera son dominados por los que se dicen maestros.
Las circunstancias nos obligan a considerar este punto tan delicado y triste del rechazo de muchos bachilleres que han culminado muy mal los estudios de secundaria.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 8 =