Llama poderosamente la atención que, a pesar de que el nuevo mercado de El Salto tiene una serie de irregularidades, las autoridades no pidan cuentas claras de cómo se hizo esta obra, que por su mal diseño, malos materiales y pésimos elementos se está quedando en abandono.
No puede ser justo que nunca hayan funcionado bien las gradas eléctricas y el ascensor, en el caso de las gradas eléctricas se dañan con mucha frecuencia y el ascensor casi no ha funcionado, todo esto en medio de una enorme edificación sin ventilación ni luz, solamente con unas empinadas gradas para subir a las diferentes plantas, si uno como usuario ve tan complicado al tema, que dirán las pobres vendedoras que todo el tiempo tiene que subir cargando su mercadería para vender.
Con todos estos antecedentes, cómo no va a proliferar el negocio informal, cómo no van a preferir los usuarios comprar en la calle que subir unos cuantos pisos por unas gradas empinadas, porque las famosas eléctricas por los general no funcionan.
Sin duda que ante esta situación las autoridades deberían hacer una auditoría muy seria, una auditoría en la que se investigue bajo qué conceptos se lo hizo así este mercado y qué materiales y elementos se utilizaron para el mismo, que en la actualidad a parte de todas las dificultades que tiene, se está cayendo en pedazos. Según las comerciantes las tuberías se taponan todo el tiempo, se cae el cielo raso y un sin fin de quejas más que están dejando al descubierto de la manera barata y al apuro en la que se realizó esta obra que al paso que va se quedará muy pronto sin comerciantes.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here