Los apicultores de Cotopaxi conocen las técnicas específicas para la producción de miel.

En Cotopaxi existe un promedio de 70 apicultores reconocidos, su producto es uno de los más beneficiosos para la salud.

Al momento existen más de 70 apicultores en Cotopaxi, en años pasados recibieron un kit apícola, a través de la trasferencia de tecnología adecuada en reproducción de colmenas para un correcto manejo de las colmenas; este producto es uno de los más requeridos en época de pandemia debido a los nutrientes que posee.

La mayor cantidad de apicultores se concentran en los cantones: Latacunga, Sigchos, Pujilí, Saquisilí.

A la par, la producción apícola ayuda a la polinización de los cultivos como: frutales, pastos, alfalfa, entre otros.

Los expertos coinciden que, miel es un alimento muy completo que debe estar presente en la dieta habitual. Son muchísimas las propiedades beneficiosas que tiene este alimento producido por las abejas; y es que la miel es un antibiótico natural rico en vitamina B6 (encargada de producir anticuerpos), calcio, hierro, magnesio y en diversos componentes antioxidantes que retrasan el envejecimiento, y lo mejor de todo es que su consumo, ¡no produce caries!

Para Andrés Herrera, nutricionista, lo recomendable es tomarse sólo dos o tres cucharadas pequeñas de miel al día. Por ejemplo, podemos mezclarla con el café de la mañana, “con esta combinación, nos va a proporcionar mucha energía de forma natural, y acabaremos la jornada laboral mucho más animados. Luego por la tarde, podemos untar un poco de miel en una tostada, y ya para finalizar el día, no hay nada mejor que un vaso de leche endulzado con miel para dormir a pierna suelta”, dijo.

Debido a sus componentes, como los pépticos y las enzimas (iastasa, amilasa, catalasa, diaforasa, dihidrogenasa láctica, pectasa, fosfatasa y glucosa oxidasa), la miel además de servir como endulzante ayuda a la formación de proteínas en nuestro cuerpo.

También es cierto que la miel contiene vitaminas A, D, E, B1, C, K, colina y rutina, así como sodio, potasio, magnesio, calcio, aluminio, hierro, cobre, cinc, manganeso, plomo, sílice, fósforo, cloro y azufre, pero la proporción es tan pequeña que sería necesario comer grandes cantidades de miel para que el aporte fuera significativo.