Durante la rueda de prensa desarrollada en el campus universitario.

Un trabajo constante, mejoramiento y evaluación permanente en la institución ha permitido que la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC) sea acreditada luego de superar los estándares de evaluación de la calidad educativa impuestos por el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CACES).

Los cuatro campus universitarios (La Matriz, Salache, Pujilí y La Maná) albergan una oferta académica de 28 carreras para la formación de los jóvenes bachilleres; más de 11.500 estudiantes se educan en las aulas universitarias con cerca de 400 docentes, quienes tienen título de cuarto nivel afín a la cátedra que dictan, además, un alto porcentaje de profesores cuenta con título de Ph.D.

Fabricio Tinajero, rector de la UTC, informó que el proceso inició hace cinco años como uno de los objetivos principales de la gestión administrativa, por lo cual al recibir la acreditación han concluido con uno de los principales objetivos estratégicos de esta administración.

Expuso que este logro es el reflejo del trabajo de la comunidad universitaria en el ámbito científico, académico, vinculación, gestión y del accionar de docentes, estudiantes, personal de apoyo, administrativos y autoridades.

“Esta universidad democrática y de calidad ha contribuido de manera significativa al desarrollo del país, ha vencido toda clase de adversidades y hoy se ubica como una de las mejores universidades del país y enfrenta el futuro con identidad propia”, afirmó.

Proceso

Marco Veloz, director de Aseguramiento de la Calidad de la Educación de la UTC, recordó que este logro es producto de un conjunto de actividades importantes que le permitieron a la universidad consolidarse en los últimos años.

“Han sido jornadas de trabajo arduo las que nos prepararon para el proceso de evaluación con fines de acreditación que inició en 2018”, aseguró.

Una de las primeras fases superadas fue la sociabilización a la comunidad universitaria de todo lo que conllevó la evaluación para alcanzar la acreditación, esto permitió que se conformarán comisiones con estudiantes y docentes, quienes ayudaron a identificar eventuales problemáticas, las cuales fueron subsanadas con un trabajo interno de autoevaluación.

La segunda fase de este logro fue cargar toda la información solicitada por los entes evaluadores, a la plataforma informática, la UTC se convirtió en la primera universidad en cumplir con estos requerimientos.

La tercera fase fue recibir la visita del equipo técnico de evaluadores, expertos en diferentes áreas, quienes verificaron el cumplimiento de todo lo que se declaraba en los documentos cargados a la plataforma del CACES, ellos en su recorrido reconocieron el arduo trabajo de los universitarios.

La cuarta fase correspondía a la visita in situ del equipo de evaluadores externos nacionales, internacionales y técnicos del CACES. (I)