Da verdadera satisfacción, regresar a ver y darse cuenta de que casi toda la población nacional está vacunada y que hoy los adolescentes entre 12 y 15 años ya están acudiendo a inmunizarse, es decir el próximo mes ya se  habrá alcanzado la tan anhelada inmunidad de rebaño, que seguramente podrá devolver la normalidad al país.  Con estos antecedentes, todos los planteles educativos podrán regresar a clases, pues ya es hora de que lo hagan, no es para nada saludable, que niños y jóvenes, sigan individualizándose en sus hogares, detrás de una pantalla chica, esto como lo están señalando lo profesionales de la psicología, está causando daños más graves que el mismo Covid-19.  Es un alivio saber que el Ecuador está en manos de un gobierno que sí cumple, luego de haber vivido casi dos décadas del cuento, la mentira, los robos, el chantaje y la corrupción. Se perfila un período donde la honestidad, la tranquilidad y la transparencia, virtudes que pensábamos que nunca más las podríamos volver a sentir ni ver en este país, están de vuelta.  

Tuvimos mucha suerte de no caer más abajo, la Providencia nos salvó de regresar a las garras del famoso socialismo del siglo XXI, una tendencia que se ha enquistado en muchos países de la región, los que hoy tienen muy golpeadas sus economías, las que se aproximan peligrosamente al filo del abismo.  En los próximos días el gobierno intentará dar un paso radical, para poder reactivar al Ecuador,  sin duda que por las claras intenciones del nuevo presidente y la manera sensata con la que ha dado sus primeros pasos, todos debemos apoyar este gran cambio, que sin duda llevará a la Nación a tener días mejores, especialmente en el ámbito laboral, que hoy es el talón de Aquiles de nuestra economía.