El tercer piso del Mercado Cerrado de Latacunga. FOTO N.CH. LA GACETA

La problemática sería daños en las cañerías, gradas eléctricas paralizadas, falta de higiene en el ingreso del puente 5 de Junio y techo con fisuras que permite el ingreso de aguas lluvias.

Comerciantes del Mercado Cerrado de Latacunga se encuentran desesperados por varios problemas que existe en el patio de comidas, a decir de las comerciantes la mayor dificultad que existe son cañerías tapadas y gradas eléctricas paralizadas por no haber brindado el mantenimiento en los tiempos establecidos.

Estos problemas serían ya de conocimiento de las autoridades municipales, sin embargo, han pasado varias semanas y no han sido solucionados por lo que los comerciantes nuevamente reiteran su preocupación, este problema estaría generando pérdidas en sus negocios, ya que el número de clientes que acudían a alimentarse han disminuido.

Susana García, comerciante del mercado de Latacunga, explicó que el problema de mayor visibilidad son las cañerías taponadas, puesto que el expender alimentos de consumo directo es una responsabilidad muy grande y que se deben cumplir con parámetros de higiene diaria, por lo que no pueden trapear sus cubículos ni lavar los utensilios y la vajilla. “El agua del piso la recogemos con la pala y la escoba para poner en tachos e ir a botar”, agregó la vendedora.

Otro de los inconvenientes es que el techo se encuentra deteriorado en una parte por la que ingresa las aguas cuando llueve, lo que genera preocupación tanto a los comerciantes como a los clientes, otra de las molestias sería la suciedad en el ingreso al mercado por la ranfla que da a la 5 de Junio, “es una total cochinada, eso en las noches es utilizado como baterías higiénicas”, aseguró.

Cuestionaron el trabajo de la administración del Mercado Cerrado puesto que se deberían subsanar los inconvenientes que sucedan en la edificación en el menor tiempo posible puesto que es una parte fundamente de la imagen de la ciudad a donde llegan propios y extraños en busca de alimentos típicos; pero sobre todo a un menor precio.

En lo que respecta a la limpieza interna, sobre todo del tercer piso donde se ubican las moteras, fritaderas y la morcilla corre bajo la responsabilidad de las vendedoras, entre todas ponen una cuota para que se mantenga limpio tanto las mesas como el piso, sin embargo, en las otras áreas dependen de la organización.

Elvia Sulca, vendedora de fritadas, manifestó que el problema de las cañerías se dio desde el inicio, y que esperaban que se tomen cartas en el asunto con el presupuesto del 2018, no obstante, hasta la fecha sólo se han recibido excusas de que no se puede arreglar porque deberían paralizar la venta, “pero lo pueden hacer en la noche o los días de menos visita”, agregó.  (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =